Revolutionary mannequin

Don’t you think
The idea of sizes
Literally says
That we are identical
To other millions
Human beings?

When did we start hating our skin and started wearing other people’s thoughts?
When did we stop defining ourselves by our words and let society decide how we should look
Based on how much we earn?

Who ever believed
It was a good idea to say
“A picture is worth a thousand words”
When your life could change
With no more than two words
No image will ever match

Love yourself.

Anuncios

Clavo.

Viviendo para recordarte, pensarte, sentirte. Tirada en el mismo hueco en el que me dejaste cuando partiste, rehusándome a salir. Negándome a intentarlo y discutiendo con la razón que me implora que siga adelante, que me repite una y otra vez que fue mi decisión…
Miedo. Miedo a perderte por completo. A seguir adelante, sin ti. A convertir a cualquiera en un clavo. A saber que es el final.

Tintes de tristeza bañando mi alrededor.

Volví a escribir el día en que te fuiste. Todas las veces. Todos los días que te fuiste. Escribí cada despedida en mi corazón. Escribí con lágrimas imborrables, con rabia aplastante. Escribí lo que me quitaste: mis sueños, mi identidad. Escribí con palabras, para que el viento se las llevara si decidías volver. Escribí en mis sueños tu rostro, tu abrazo y tu voz. Escribí en las hojas de los árboles cada una de tus promesas y en las estrellas decidí escribir el día en que te conocí. La hermosa Luna decidí dejarla intacta, para recordar que algún día nos quedamos en blanco pues las palabras no fueron suficientes para describir nuestro amor. Escribí con mis suspiros, con mi respiración. Escribí recorriendo con letras las cicatrices sobre mi piel. Escribí no me olvides en tu mejilla, para que me recordaras cada vez que miraras tu reflejo. Y escribí en tus pupilas mi adiós. Hice tinta mi sangre y escribí estas palabras baratas para intentar sacarte de mi cabeza y acabar con esto de una buena vez.

Al final, sin embargo, descubrí que tú también escribías. Escribías en piedras.