Lecciones que aprendí demasiado tarde por Meggie Royer

Disclaimer: Traducción, nada es mío, original click aquí.

Algunas veces las personas no te aman como deberían

porque no saben como amarse a sí mismas.

Incluso las medusas desearían poder voltear las cosas

y dañarse a sí mismas de vez en cuando.

Sabes, jamás he visto a un superhéroe

que no tuviera un corazón ondeando una bandera blanca

de rendición en su interior.

Quizá la risa es la manera en que las cuerdas vocales hacen el amor.

Y esas sonrisas que luchan para

llegar a la comisura de la boca, son como esos niños

que eran demasiado débiles para resistir en los pasamanos

por más de veinte segundos en el área de juegos.

Las marcas de nacimiento son solamente la manera que la piel tiene

de marcar el mapa del tesoro dentro nuestro.

Así que créeme cuando te digo que lo de afuera

sí importa algunas veces.

Solo porque tu llamada se fue al buzón de voz

no quiere decir que del otro lado no hay alguien

deseando tener el coraje

de contestar el teléfono.

Algunas veces tu corazón puede sentirse tan pesado,

como un camión de carga; pero eso solo quiere decir

que hay muchos rayos de luz trabajando para sostenerlo.

Y cuando un hombre te espera en un estacionamiento oscuro

tienes que saber que no deberías tener que sostener tus llaves

como un arma para mantenerlo alejado;

toda esa luz dentro de ti

debió haber puesto sus ojos en fuego.

Perdonar no es bajar el arma,

es aprender a besar a la otra persona

soltando el gatillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s